En primer lugar, se recomienda, estrictamente, que todos deben conocer y cumplir con las leyes y requerimientos regulatorios que afecten las responsabilidades en el día a día de su trabajo, comprendiendo los detalles de cómo aplicar nuestra política de integridad.

Se recomienda, también, que el que sepa de cualquier irregularidad, denuncie inmediatamente cualquier posible violación de las leyes o del Programa de Integridad de la compañía.

Siempre que llamados, los testigos o denunciantes deben cooperar de manera integral y honesta con las investigaciones relacionadas con las cuestiones de integridad.

La conducta esperada de los empleados y colaboradores, entre otros procedimientos relacionados con cualquier persona, ya sea del sector público o privado, nacional o extranjero, consiste en nunca ofrecer, prometer o hacer pagos, cortesías o donaciones – tales como: pasajes aéreos, alojamiento, comidas, entradas para show o cine, regalos o favores similares -, con el fin de obtener ventajas comerciales incorrectas.

Los casos de incumplimiento del Programa de Integridad – ya sean actos perjudiciales contra la administración y el patrimonio público (tales como promesas u ofrecimiento de cualquier tipo de soborno) o el pago, comisión, regalo o remuneración a cualquier autoridad, funcionario público, ejecutivos de empresas u organismos públicos, sin limitarse a estos temas – podrán resultar en severas sanciones administrativas y criminales, además de enfrentar acciones disciplinarias. Dichas sanciones abarcan, incluso, la posibilidad de despido de la compañía con justa causa.